ad_970

Salud y Belleza

Los huertos urbanos, una forma para reconectarnos con la tierra

Por  | 

Alimentarnos es un proceso vital y la manera más común y sencilla es ir al supermercado para abastecer la despensa, uno adquiere todos los productos en un mismo lugar, sin preguntarse de ¿dónde vienen? o ¿por qué proceso pasaron para llegar ahí?, ¿son sanos? o buscando más respuestas, acaso sabemos ¿cómo se da la cebolla, el rábano, la piña o el ajo?

Alimentos orgánicos, huertos urbanos, permacultura, agricultura sustentable, agricultura regenerativa, entre otras, son términos cada vez más comunes y se han vuelto cotidiano escucharlos, pero ¿de qué se tratan?… ¿son una nueva alternativa para generar alimentos sanos? o ¿una moda?

En la Ciudad de México, el movimiento se empezó a gestar hace dos décadas, no como un método nuevo de agricultura, -ya que fue muy utilizado en los tiempos de crisis alimentaria ocasionada por las guerras-, sino como una alternativa ante el uso irracional del medio ambiente, recuperar o aprovechar espacios verdes en las ciudades y hacernos responsables de una parte de nuestros alimentos.

Y la agricultura regenerativa es un movimiento creado en la península Ibérica con el fin de crear comunidades urbanas interesadas en regenerar su entorno, sus hábitos de consumo, su forma de pensar, su relación con la vida, la naturaleza y consigo mismas.

IMG_3490

Ha sido una labor que ha llevado tiempo y en el que se han involucrado diversas organizaciones, algunas de ellas ya se han disuelto, pero todas ellas con un mismo fin, responsabilidad y consciencia social respecto a los alimentos, y esto implica un estilo diferente de vida, así como reconocer la importancia de reconectarse con la tierra, de lo cual hablaremos más adelante.

Una de estas pioneras en la Cdmx, es Gabriela Vargas, en entrevista nos comentó que hace 17 años empezó cosechando en la ventana de su departamento, pero esto le cambió la vida, “tener la experiencia de cosechar zanahorias, de ver el proceso completo de una lechuga, me hizo entender lo desconectados que estamos los habitantes de la ciudad de todos los procesos de alimentos, todos comemos, todos debemos de tener derecho acceso a alimento sanos, que nos nutra de verdad y la agricultura urbana, es esta forma de traer el campo a la ciudad y de volver a vincularnos y valorar el trabajo que hacen los campesinos”.

Gabriela Vargas – Directora Cultiva Ciudad y Huerto Tlatelolco
Foto: Huerto Tlatelolco Facebook

Tal fue el vínculo que logró con la tierra, que Gabriela se fue involucrando más en los proyectos de agricultura urbana, hasta que decidió cambiar su estilo de vida, dejando la fotografía y la producción de tv, por las semillas. Y en 2012 fundó la organización ambiental Cultiva Ciudad, enfocada en la enseñanza de nuevas formas de convivencia con la naturaleza y cambio de hábitos en la forma de comer y ver los alimentos.

Esto consiste en “transformar a las comunidades a través de una educación con conciencia que nos reconecta con la producción de alimentos, con la naturaleza, con los ciclos de vida para vivir las ciudades de otra manera.”

Hace 5 años, en el mismo año de la creación Cultiva Ciudad, Gaby, su equipo y la Delegación Cuauhtémoc desarrollaron una iniciativa que los llevaría a activar y transformar un espacio abandonado en Tlatelolco, el lugar donde se encontraba el edificio Oaxaca – afectado por el temblor de 1985- y lo que hoy es el Huerto Urbano Tlatelolco.

Huerto Tlatelolco

Son mil 650 metros que se han convertido en un oasis verde, entre árboles frutales -manzanas, duraznos, ciruelos, plátanos-, hortalizas, una milpa de maíz, gran variedad de plantas y flores comestibles, así como un invernadero, con técnicas y métodos autosustentables y de reutilización como la composta proveniente de residuos orgánicos donados por vecinos, recolección de aguas pluviales, baño seco, banco de semillas, entre otros.

En este espacio, los voluntarios, vecinos o cualquier persona puede aprender a cosechar sus propios vegetales, así como cuidar y reutilizar los recursos naturales. Para Vargas “los huertos son un ejemplo de cómo cerrar ciclos, en la ciudad rompemos ciclos, todo lo traemos de afuera, y lo que mandamos es basura, desechos, agua sucia, y aquí en el huerto el principal ciclo que estamos cerrando es el de los nutrientes, empieza con la composta, abono, baño seco, se procesan los desechos y es abono, que regresa a la tierra”. Es importante destacar que aquí no se emplean fertilizantes ni insecticidas ni productos agronomos químicos, todo es a base de productos naturales y del tiempo de la tierra.

Comprando, mercado vivo Foto: Frida Blando

Un mercado vivo

¿Y qué es reconectarse con la tierra?

Para alguien que disfruta lo que hace con la tierra, como Gabriela, “reconectarse con la tierra es básico, es instintivo, el reconectarnos con la naturaleza, con los ciclos de vida, tiene muchísimos beneficios, tiene el potencial de sanarnos, y ser participe de este ciclo de vida te sana a nivel emocional, físico y a nivel espiritual, además regenera comunidades, está comprobado que estos proyectos traen a la comunidad a trabajar en conjunto, a reconectarnos con los procesos de vida, con la naturaleza”.

Así que si quieren darse un respiro en esta ciudad, sin necesidad de salir de ella, Huerto Tlatelolco es una opción en la que pueden conocer, degustar y comprar productos orgánicos, además se realizan talleres, voluntariado, degustación de alimentos y más actividades.

Trabajo de campo en la ciudad

Trabajo de campo en la ciudad

(Visited 108 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>