ad_970

Noticias

Mujeres en el 19S: vulnerabilidad y empoderamiento

Por  | 

El sismo de 7.1 grados del 19 de septiembre del 2017 volvió a marcar al pueblo mexicano. Recuerdo que pasaba de la una de la tarde, cuando vi el suelo vibrar y luego los muros tronar, lo único que hice fue buscar las llaves y correr con mi hija en brazos.

Al salir vi que fuera de mi edificio nos encontrábamos muy pocos, pero también noté que la mayoría éramos mujeres y el portero -asunto que en su momento no le di importancia-. Al pasar de las horas, noté que NO había sido un sismo cualquiera, de esos que ya estamos acostumbrados en la Ciudad de México. El ir y venir de las ambulancias y los helicópteros se intensificaba con el paso de los minutos y las horas… Yo no sabía a ciencia cierta qué ocurría hasta que alguien me dijo “hay edificios caídos”; sin embargo, al quedarme 6 horas sin internet y sin luz hizo que no me enterara de casi nada en ese lapso de tiempo.

Poco a poco mi familia llegó a casa y los rostros de cada uno de ellos me dejaban sin palabras y con el corazón roto.

Al llegar la luz y regresar la conexión a internet, empecé a enterarme de la gran solidaridad del pueblo mexicano, que se volcó a los centros de acopio, a las zonas afectadas para ver de qué forma podían ayudar, y lo más triste… de la respuesta lenta de las autoridades ante la catástrofe.

El sismo además de evidenciar a nuestras autoridades, evidenció la desigualdad socioeconómicas, de etnias y por supuesto de género.

En la Ciudad de México 228 personas perdieron la vida, de las cuales 138 eran mujeres, es decir el 60%.

Desde el 27 de septiembre, Patricio Solís, investigador del centro de estudios Sociológicos del Colegio de México fue entrevistado por El País y ya aseguraba que “la combinación de la hora con la segregación de la mujer y los roles de género puede explicar la diferencia en el número de muertos. […]”. El 5 de octubre, Solís y Alejandra Donají publicaron el artículo “Por qué murieron más mujeres en el 19s? Un análisis inicial” en la revista Nexos y en éste explican la sobremortalidad femenina “podría radicar en la combinación de tres factores:

1.- La marcada división del trabajo por género, (prevaleciente incluso en un entorno de mayor equidad como la Ciudad de México). En este punto aclaran que pese a los avances en equidad, la gran mayoría de adultos participan en trabajos remunerados, mientras que la participación de las mujeres es mucho más reducida. Citan datos del INEGI del 2014 y afirman que mientras el 43% de los hombres de la Ciudad de México se dedican exclusivamente al trabajo remunerado, sólo el 10% de las mujeres lo hacen.

2.- El tipo de edificios colapsados en los que hubo víctimas. Las edificaciones colapsadas en que hubo personas fallecidas predominaron el de tipo habitacional. Así, el 70% de los edificios colapsados eran exclusivamente habitacionales y casi la mitad de las personas fallecidas se registraron en estos edificios.

3.- La hora en la que ocurrió el terremoto. Si el terremoto hubiera sido en una hora donde las personas, hombres y mujeres hubieran estado en casa, explican, seguro habría más víctimas registradas y también una “distribución más equilibrada por sexo”

Chimalpopoca y las obreras textiles
La vulnerabilidad de las mujeres también se vio reflejada en el edificio que colapsó en el Centro, donde según datos de Animal Político, operaban 6 empresas de las cuales 4 se dedicaban a la industria textil y según cifras oficiales de la Secretaría de Trabajo había 49 trabajadores, de los cuales 15 perdieron la vida (12 era mujeres).

A sólo cinco días del sismo, se ofreció un memorial en la zona en el que un centenar de personas pidieron transparentar los hechos y acusaban a las autoridades de la prisa con que efectuaron las labores de rescate.

Por lo pronto el Senado exhortó al Gobierno de la Ciudad de México para una investigación sobre la situación del edificio la cual “deberá garantizar los principios de perspectiva de género, publicidad y transparencia”.

Las mujeres no se quedaron con los brazos cruzados

Sin duda, falta mucho por hacer sobre equidad, pero lo que sí queda claro es que las mujeres, y como en muchos otras aspectos de la vida, no nos quedamos con los brazos cruzados y actuamos tras la tragedia: desde brigadistas, doctoras, bomberas, comunicadoras, paramédicas, veterinarias, estudiantes, amas de casa salieron para actuar…

Continuemos en la lucha #FuerzaMéxico

(Visited 61 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>