ad_970

Amor y sexo

Samantha, la primera robot sexual con inteligencia artificial

Por  | 

Escuchamos de  robots que remplazan el trabajo del humano, robots voladores, robots astronautas, robots recepcionistas, obreros, soldados, médicos. Ante este panorama y partiendo de que la sexualidad es motor fundamental de las sociedades humanas ¿qué hay sobre robots para el sexo?

Parecía ser un terreno poco explotado, pero hace pocas semanas, el nanotecnólogo catalán Sergi Santos lanzó al mercado una muñeca sexual con la mejor IA (Inteligencia Artificial), nombrada como Samantha.

Samantha es hermosa, con piel tersa, similar a la silicona médica, tiene los ojos verdes, unas medidas de 90-55-90, cabello castaño y 40 kilos de peso y busca llamar tu atención.  Ella no es cualquier robot,  está programada para interactuar y cuenta con diversos modos de uso y respuesta, que van desde el plano sexual, el amoroso y el familiar. Cuenta con complejos algoritmos que la hacen reaccionar de manera “humana” y con un procesador integrado en la cabeza, que la hace emitir respuestas con una voz dulce y realista.

Las partes del cuerpo del robot que responden de manera sexual a los estímulos son la boca, el punto G y los senos, y es capaz de sentir un orgasmo si los estímulos son adecuados.

El juego del coqueteo, cortejo y seducción se aplica con ella, además de que se le debe “satisfacer sexualmente”, sino este robot se quejará. Además, tiene su lado sensible, en el que puede reproducir citas de textos clásicos a petición de su usuaria o usuario.

Samantha está programada para buscar un acercamiento romántico y sólo después de sentirse cómoda, se puede pasar a lo sexual.

samantha

Su creador, Sergi Santos, lo tiene muy claro y en una entrevista para el periódico español La Vanguardia, aseguro “Mi objetivo no es sólo que copulen con Samantha, sino que se enamoren de ella”.

Santos buscó generar una interacción sobre las dinámicas de la seducción, de la excitación o del placer. El juguete se humaniza y no es un simple agente pasivo ya que interactúa. Algunos consideran que esta es una verdadera relación entre los humanos y máquinas.

Se me viene a la mente aquella película en la que Ryan Gosling se enamora de su muñeca inflable, “Lars and the real girl”, o “Her” y “Blade Runner” donde los robots son casi humanos… ¿personas enamoradas de sus robots? y ¿qué si se quieren casar con ellos?… ¿realmente es necesaria una ciencia del amor con los robots?

Estas máquinas ya están transformando el mundo contemporáneo, del mismo modo que las redes sociales y las aplicaciones móviles han alterado los modos de plantear amistades, relaciones sociales y encuentros sexuales.

¿Qué devendrá de aquí? Estamos por descubrirlo…

(Visited 216 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>